Publicaciones (necesario para tabs)

 

Mycorrhizal fungi in Pseudotsuga menziesii introduced in Central Patagonia (Argentina)

Carolina Barroetaveña (1), Efrén Cázares (2), Mario Rajchenberg (1)

1 Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico, C.C. 14 (9200), Esquel, Chubut, Argentina.

2 Department of Forest Science, Oregon State University, Corvallis, OR 97331, USA.

(to be published soon)

SUMMARY

A study to survey the ectomycorrhizal fungal richness in Douglas fir (Pseudotsuga menziesii) plantations and nurseries in Patagonia (Argentina) was conducted. Eight plantations and five nurseries were sampled for hypogeous and epigeous fungi during four years. Amphinema byssoides, Hymenogaster subalpinus, Hysterangium coriaceum, Radiigera taylorii, Suillus lakei and Tomentella atramentaria were found exclusively in plantations. Laccaria tortilis, Tuber californicu and Tuber borchii were found exclusively in nurseries and Endogone lactiflua, Hebeloma hiemale, H. mesophaeum, Inocybe kauffmanii, Rhizopogon villosulus and Thelephora terrestris were found on both nurseries and plantations. Overall, fifteen introduced mycorrhizal species were found. Rhizopogon villosulus and H. mesophaeum were the most widely distributed in plantations, therefore becoming potential candidates species that could be use in mycorrhizal fungi inoculation programs for Douglas fir.

Key words: Douglas fir, ectomycorrhizal fungi, nurseries, plantations.

Two tables, one with a review of the ectomycorrhizal species registered in Douglas fir native forests (Appendix 1) and the other with a review of the ectomycorrhizal species detected in Douglas fir plantations in other parts of the world (Appendix 2) are presented.

Hongos silvestres comestibles de Patagonia: novedades de un verano lluvioso

Autores: Carolina Barroetaveña y Mario Rajchenberg

 

Durante febrero y principios de marzo de 2012, y luego de muchas lluvias inusuales para ese momento del año en nuestra zona, aparecieron muchos hongos en los jardines y praderas circundante a las localidades de Esquel y Trevelin. A partir de entonces, hemos recibido numerosas consultas de personas habituadas a la cosecha de hongos silvestres comestibles, que se encontraron con hongos parecidos a los que siempre juntan, pero que no eran lo mismo. En esta nota queremos compartir estos casos, esperando sirvan para esclarecer y reiterar algunas recomendaciones generales a la hora de colectar hongos para consumo.

 

Caso 1: El “hongo de pradera”…. pero mas blanquito y con pie más largo…..

Se trata de Lepiota naucina, un hongo muy similar cuando inmaduro con el “hongo de pradera”, o “champignon silvestre” (Agaricus campestris), que si bien muchos libros reportan como comestible, causa intoxicaciones intestinales en algunas personas. Aparece en los mismos ambientes que el champignon silvestre, generalmente praderas y jardines regados, pero se diferencia en que este último posee laminillas que pasan de un tono rosáseo cuando se abre el sombrero, a tonos marrónes a marrón muy oscuro en la madurez, mientras que las laminillas de L. naucina permanecen rosadas o ligeramente amarronadas. Esto es fácilmente verificable buscando en los parches de fructificación ejemplares maduros. Cuidado porque cuando las fructificaciones son pequeñas e inmaduras, ambas especies tienen las laminillas blanquecinas o rosáceas. Otro carácter que las diferencia es la forma del pie: mientras el champignon silvestre tiene un pie recto o ligeramente afinado en la base, de 2-6 cm de largo por 2,5 cm de grosor, L. naucina tiene generalmente el pie más largo y delgado, de 5-15 cm y 0.5 – 1.5 cm de grosor, y con la base notablemente ensanchada, bulbosa. Siempre es una buena medida checar la base del pie cuando se cosechan champignones, para evitar confusiones con las tóxicas Amanitas, aunque no sean muy frecuentes en las praderas de nuestra zona. Todas las Amanitas poseen un capuchón carnoso en la base del pie (llamado volva), fácilmente distinguible si se lo busca, pero que no se vé cuando uno mira desde arriba. Esto debe tenerse muy en cuenta al cosechar champignones en zonas más cálidas, como provincia de Buenos Aires.

 

Agaricus campestris (Foto: http://www.fungipedia.es)

                    

Lepiota naucina (Foto: www.agraria.org/funghi/)

http://morelmushroomhunting.com

 

Caso 2: un “hongo del pino” pero con escamas…… y se pone azul en algunas partes

Se trata de Boletus chrysenteron, un hongo asociado a pinos plantados y con esponja amarilla debajo del sombrero. Apareció en Esquel en un jardín con varias especies de árboles, y se diferencia del Hongo del pino (Suillus luteus) por varios detalles: la superficie del sombrero es seca y se craquela a la madurez, dando un aspecto escamoso, mientas que S. luteus tiene la superficie lisa y pegajosa; posee tonos rojizos en los surcos del sombrero y también en el pie, que S. luteus no posee; la carne y la esponja toma color azulado en sectores cuando se lo toca. Se trata de una especie comestible, simpre previa cocción, aunque de baja calidad. Hasta el momento no hay reportadas para la región Patagónica otras especies de Boletus asociados a plantaciones de pinos, aunque sí otros dos Suillus, S. granulatus en Neuquén y S. lakei asociado específicamente a plantaciones de pino oregón.

 

Suillus luteus (Foto: C. Barroetaveña)

 

Boletus chrysenteron (Foto: www.mykoweb.com)

 

Recomendaciones generales para los recolectores de hongos silvestres comestibles

  • Buen criterio de recolector:
  • Conocer las características distintivas de las especies que voy a juntar para consumo.
  • estar atento a las variaciones que puedan aparecer , sobre todo si cosecho en una zona nueva, donde pueden fructificar otras especies.
  • Asegurarme mirando ejemplares maduros y jóvenes que se trata de la especie que busco
  • No mezclar: poner por separado lo dudoso o dejarlo donde estaba!
  • Si tengo dudas, consultar con un especialista o entendido en identificación

 

Dudas y consultas: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Viviendas de madera: ¿Producto "pobre" o prejuicio infundado?

Ing. Jorge Lomagno - Área de Tecnología de la Madera, CIEFAP. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La opinión que los argentinos tenemos acerca la vivienda es la que se refleja en las casas que construimos, que muestran una preponderancia de la denominada construcción "húmeda", o sea de mampostería y hormigón.

Si por otro lado miramos las costumbres de países como EEUU, donde mas del 90 % de las aproximadamente 1,3 a 1,5 millones de viviendas construidas anualmente (Estadísticas de los últimos años), corresponde al tipo de construcción denominado "de madera", y tenemos en cuenta que en ambos países cuentan con materiales para construir y situaciones geográficas similares, podemos concluir en que la opinión de todo el pueblo norteamericano sobre lo que debe ser una vivienda, y la seguridad y confort que ésta debe dar, difiere completamente de la nuestra.

En Argentina uno puede apreciar cierta desconfianza a la vivienda "de madera". Muchas veces se piensa que porque la madera es un material combustible las casas de madera deben ser mas propensas a incendios. Las estadística muestran lo contrario: En Esquel, Chubut, el 63 % de los incendios producidos en el período 1996-1997 fueron de mampostería.

vivgraf11

Viviendas incendiadas en la ciudad de Esquel en el período 1996-1997, según el tipo de paredes exteriores. Fuente: Bomberos Voluntarios de Esquel.

Mas aún, si consideramos la preocupación principal de los incendios de viviendas en la perdida o no de vidas, podemos observar el caso de Canadá, en los datos del grafico..

vivgraf12

Personas muertas o accidentadas en incendios de viviendas con diferente tipo de paredes exteriores (mampostería, madera sin diseño c/fuego y madera c/protección por diseño contra fuego), en Canadá, entre 1993 y 1995. (fuente: Canadian Wood Council, 2000)

Aunque parezca irónico, de estos datos uno podría decir que la vivienda de madera es mas segura frente a los incendios que la tradicional.

Algo parecido ocurre con la seguridad que se le exige a toda vivienda frente a un siniestro natural como el sismo. La madera como material tienen dos ventajas respecto a los hormigones o morteros: gran elasticidad tanto de la madera como de las uniones que se realizan entre éstas, que le permiten absorber gran cantidad de energía y deformarse antes de romperse, y un bajo peso propio.

vivfoto1

Falla en el muro inferior de una vivienda luego del terremoto de 1989 en Loma Pieta, San Francisco, que muestra el inadecuado diseño del panel, donde la cubierta no cumple funciones estructurales. Fuente: The Engineered Wood Association, APA, 1997.

Una definición de vivienda de madera la caracteriza considera que es aquella construcción en la cual la resistencia estructural que brinda la estabilidad al techo y a los muros es provista por elementos de madera.

De acuerdo a esta definición, una estructura de hormigón revestida a ambos lados por productos de madera, es una construcción de hormigón, mientras que, y siempre de acuerdo al este criterio, una vivienda de columnas y vigas de madera, con los muros cerrados por ladrillos es una vivienda de madera (Menos del 15 % de las viviendas "de madera" de EEUU tienen su revestimiento exterior de madera a la vista).

vivfoto2

Vivienda unifamiliar de columnas y vigas de madera de ciprés de 8" x 8" con los muros cerrados por ladrillos cerámicos. Esquel, Abril 2001

El comportamiento de una vivienda es consecuencia principalmente del diseño, la calidad de la construcción y el uso durante su vida de servicio. En este comportamiento aparecen entre otros los aspectos de seguridad, durabilidad, y confort para los moradores.

En muchas experiencias se ha comprobado que los puntos de mayor probabilidad de falla en construcciones de madera son las uniones. Paradójicamente en nuestro país los códigos de edificación presentan valores de diseño para el cálculo de piezas de madera, pero no se proponen herramientas para el diseño de las uniones entre piezas o componentes de madera.

La durabilidad es otro punto importante. Esta asociada al posible deterioro de los elementos, contabilizado principalmente por la perdida de resistencia mecánica, pero también por cambios funcionales (p.ej. roturas en un revestimiento exterior que origina entradas de agua) o estéticos, como el cambio de color que sufren las maderas debido a la acción de la luz sobre su superficie.

Las causas de deterioro de la madera pueden agruparse en ambientales, Fúngicas y debido a insectos.

El deterioro ambiental se manifiesta en el oxido de metales (utilizados en uniones), el opacamiento de las superficies de madera debido a la acción de la luz, el agrietamiento de revoques por el congelamiento de agua intersticial entre otros.

La madera, como material orgánico puede sufrir también el ataque de hongos, algunos de los cuales consumen a la estructura principal de la madera, originando pudriciones, y otros que consumen ciertos elementos presentes en la madera, dando lugar a mohos o manchas, pero que no alteran su resistencia mecánica. Para que los primeros puedan prosperar, es imprescindible que la madera tenga mas de 25 a 30 % de humedad, lo cual se produce si se condensa agua en algún punto del interior del muro, mientras que los segundos pueden crecer a partir de que las maderas tengan 20 %. De humedad, lo cual es posible con humedad ambiente de mas de 90 %. En términos prácticos, con humedades ambiente inferiores a 85 % , no hay riesgos de ataques de hongos. Un adecuado diseño de los muros de madera permite lograr esto, pero un mal diseño, o errores durante la construcción pueden dar lugar a formación de zonas dentro de los muros con humedades mayores a 90 % y el riesgo de aparición primero de mohos, y luego hongos.

El tema de los insectos es sumamente importante. Ya se conocen los insectos que pueden causar daño a la madera en uso. Un buen ejemplo es el caso de las termitas en América del Norte, donde cuentan con una zonificación geográficas del EEUU y Canadá, de acuerdo a la probabilidad de riesgo de ataque de este insecto. La situación en nuestro país es aún precaria: Un ejemplo lo constituye la ausencia de medidas fitosanitarias para impedir el ingreso de insectos endémicos desde zonas infestadas a regiones aún libres de éstos. Como factor positivo, contamos con especialistas capaces de abordar los distintos problemas, y aportar recomendaciones y herramientas que minimicen estos riesgos.

Por último, el confort que la vivienda brinda a sus moradores. Una característica importante es la calidad del ambiente interior. Aquí juega un papel principal la humedad del aire, el cual será el resultado de las condiciones climáticas del lugar donde se instala la vivienda, de la generación de vapor dentro de la vivienda, y de la eliminación de humedad que se produzca desde el ambiente interno hacia el exterior. El vapor contenido en el aire puede eliminarse por difusión a través de las paredes y el techo, y también por intercambio de masas de aire, por ejemplo en los chifletes, o en rejillas de ventilación.. Esto último es muy efectivo para eliminar humedad , pero conlleva a una perdida importante de calor en el aire recambiado. Diseñar paredes más permeables en lugares húmedos y no extremadamente fríos puede ayudar a lograr ambientes mas secos y con menor perdida de calor.

En nuestro país no se elige la construcción con madera, pero podemos pensar que un adecuado conocimiento de los aspectos citados en este articulo pueda mejorar la opinión y la confianza de usuarios y constructores en la vivienda de madera.


Mycorrhizal fungi in Pinus ponderosa introduced in Central Patagonia (Argentina)

Carolina Barroetaveña1*, Mario Rajchenberg1 and Efrén Cázares2

1. Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico, C.C. 14, 9200 Esquel, Chubut, Argentina. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

2. Department of Forest Science, Oregon State University, Corvallis, OR 97331, USA

* Corresponding author

(Nova Hedwigia 80: 453-464; 2005).

SUMMARY

A study to survey the ectomycorrhizal fungi found in ponderosa pine plantations and bare-root nurseries in Central Patagonia (Argentina) was conducted. Fourteen plantations and eight nurseries were sampled for hypogeous and epigeous fungi for three years. Rhizopogon ellenae, Tricholoma muricatum, Cortinarius sp. subg. Telamonia and Radiigera sp. were found exclusively in plantations. Laccaria tortilis, Hebeloma hiemale, Scleroderma areolatum, Inocybe kauffmanii, Scleroderma fuscum, Thelephora terrestris, Rhizopogon subolivascens, Amanita sp. and Tuber sp. were found exclusively in nurseries. Hebeloma mesophaeum, Rhizopogon roseolus, Suillus luteus, Tomentella atramentaria and Amphinema byssoides were found in nurseries and plantations. Overall, eighteen ectomycorrhizal species were found in association with ponderosa pine plantations and nurseries. The most widely distributed species were Amphinema byssoides, Hebeloma mesophaeum, Suillus luteus and Rhizopogon roseolus in plantations, and R. roseolus and H. mesophaeum in nurseries. Because of their wide distribution and abundance in plantations and their relative abundant spore concentration, Hebeloma mesophaeum, Rhizopogon roseolus and Suillus luteus are potential candidates that could be used in mycorrhizal inoculation programs for ponderosa pine in forest nurseries.

Key words: ectomycorrhizal fungi, exotic plantations, nurseries, ponderosa pine

A review with the ectomycorrhizal species registered in ponderosa pine native forests is presented (Appendix 1).

Sirex Noctilio. La avispa de los pinos

sirexmacho

sirexhembra

Macho Hembra


Subcategorías